Zombis, frikis y cintas de vídeo.

___Sitges 2015___

Corría el año 1995 cuando un jovencísimo David Fincher estrenaba su segunda y sensacional película: Seven. Por aquel entonces, yo, una niña de diez años que repartía a partes iguales las paredes de su habitación entre los pósters de Brad Pitt y los de Leonardo DiCaprio, no tenía ni idea de si la película era una obra maestra o una bazofia. Yo solía quería que Brad Pitt saliera guapo y así coleccionar nuevos retratos que colgar gracias a los proveedores oficiales de fantasías adolescentes de los 90: los amigos de Super Pop. Nada sabía yo entonces de la calidad del film, de lo que me acabarían fascinando los thrillers o de que Pitt y DiCaprio se convertirían en dos de mis actores favoritos por otros motivos muy distintos a los originales. Veinte años después de aquella inquietante y perturbadora cinta que en mi infancia casi borré por desgaste, el Festival de Cinema Fantàstic de Catalunya la homenajea en su 48ª edición.

Un año más, el festival de Sigtes abre sus puertas durante algo más de una semana (del 9 al 18 de octubre) para ofrecer una completa y amplia muestra de las tendencias de cine de género de todo el planeta, acercando tanto las firmas más conocidas y reconocidas del panorama como los nuevos, jóvenes y prometedores ojos cinematográficos. El festival recoge en esta edición el cine de terror más genuino a través de las últimas producciones norteamericanas, el fantástico emergente de países que se consolidan como verdaderas potencias del género, las últimas tendencias asiáticas y la nueva serie B americana. Además, como cada año, el festival ofrece la colección completa de propuestas catalanas del género, una cuidada selección de documentales y las mejores series de televisión del momento.

Inaugura la semana fantástica la cinta La Bruja, una propuesta de terror ambientada en el siglo XVII dirigida por Robert Eggers, el cual, con este film, se alzó con el premio a mejor realizador en Sundance 2015. La película ha sido comparada con trabajos de Kubrick y Haneke, lo que la convierte en una de las más esperadas del año para los amantes del género. La Sección Oficial este año la presiden films como The devil’s candy, sobre posesiones satánicas, y We are still here, horror clásico de casas encantadas, que representan el terror norteamericano más extraordinario; y cintas como Baskin (Turquía), en la que un grupo de policías se encontrará con un festín gore inesperado, y Ludo (India), como representantes del cine de género de países emergentes. Acompañan a estas producciones otras como The boy (USA), Cementery of splendour (Tailandia) o Endorphine (Canadá), más cercanas estas a la esfera psicológica de lo inquietante.

La bruja

Pero en Sitges no todo es terror. La sección Òrbita, que este año se divide en dos, Òrbita One (para cineastas de reconocida y afamada trayectoria) y Òrbita Plus (nuevos talentos), recogerá lo mejor de los géneros afines, como el drama, el thriller y la comedia negra. La sección la abren films como The legend of Barney Thompson, la primera incursión en la dirección del actor Robert Carlyle, o La prochaine fois je viserai le coeur, un thriller en el que un perturbador Gillaume Canet interpreta a un joven policía encargado de investigar sus propios crímenes. Noves Visions es la encargada de recoger lo más transgresor del panorama mundial. Anomalisa, Cosmos o Evolution estarán entre las propuestas seleccionadas para este año. La secciones Panorama (producciones independientes), Documenta (producciones de no ficción), Anima’t (animación) y Midnight X-treme (cine de terror independiente más atrevido) mostrarán el resto de la programación.

lanovia3

Además, este año el festival le presta una especial atención a las propuestas dirigidas y/o protagonizadas por mujeres, así como a aquellas cintas cuyo contenido gira en torno al mundo femenino y su visión particular de las cosas. La novia, de Paula Ortiz, es una de las que más me seducen, pues se trata de una adaptación muy visual de Bodas de Sangre. En su misma sección, Noves Visions, cerrará la programación Evolution, de Lucile Hadzihalilovic, que relata una odisea con tintes lovecraftianos. En esta misma sección dos jóvenes realizadoras más: Lis Takeba con Haruko’s Paranormal Laboratory y Joyce A. Nashawati con Blind Sun. La Sección Oficial proyectará The Invitation, de Karyn Kusama. La representación femenina estará presente también en la gala de clausura con Into the forest, de Patricia Rozema, una de las grandes triunfadoras del festival de Toronto, que presenta una lúcida visión del apocalipsis desde ojos femeninos a través de una cinta protagonizada por Ellen Page y Evan Rachel Word.

Así que todo listo para dar el pistoletazo de salida un año más al festival más inquietante, terrorífico, pero también interesante y singular. Y no solo por la muestra que se ofrece en sus, este año, cuatro salas, sino porque el ambiente que se respira, la hermandad en la oscuridad, los aplausos cuando corre la sangre, las conversaciones frikis en la cola o las cervezas en el paseo de un de los pueblos más bonitos de Catalunya, convierten a este festival en una delicia de la que es difícil prescindir. Buena semana fantástica.

into-the-forest01

Anuncios