Alma.

___A 20 pasos de la fama. ___

Si volvieras a nacer, ¿qué te gustaría hacer?, ¿quién querrías ser?, ¿qué vida elegirías? Todos nos hemos hecho estas preguntas alguna vez. O alguien nos las ha hecho. Yo siempre respondo lo mismo. Si volviera a nacer, sería estrella de rock. Amo la música. Para mí es vida. Desde que me levanto hasta que me acuesto, ella es mi compañera. Sin embargo, no toco ningún instrumento y no tengo una gran voz. Pero me encantaría. La sensación de subirse a un escenario y arrancar desde lo más profundo de tu ser algo tan bello como es una melodía, ¡guau!, debe de ser increíble. Si alguna vez has sentido este anhelo, no te puedes perderte este sensacional documental.

Vivimos en un mundo en el que lo más importante es la popularidad, ser reconocido, tener un estatus social, dejando a un lado el talento, la verdadera vocación, la pasión… Por eso, hacen falta más documentales como este que muestren lo que significa haber nacido con un propósito. Y no necesariamente el de ser una estrella, sino el de hacer aquello que uno ama. Aquello sin lo cual no podría vivir. Aquello que le da sentido a su vida. Aquello y no otra cosa. De todo esto va A 20 pasos de la fama, la pieza audiovisual que se alzó con el Oscar al mejor largometraje documental (entre otros premios y nominaciones) y que consiguió ponerme la piel de gallina desde el segundo uno y emocionarme y hacerme sonreír de principio a fin.

25
Morgan Neville ha rodado una película preciosa. Cuenta una historia de sonrisas y lágrimas y lo hace muy de cerca, desde la piel de los personajes, desde sus poros, arrugas y brochazos de maquillaje. Desde el ardiente corazón de los protagonistas y reflejando la personalidad y el estilo de cada uno. Todo para que el espectador descubra la figura de la corista en la música. Para que conozca la importancia que ha tenido en la historia de la música. Y para que comprenda que a todo relato de excitante ascenso, le sigue el de la dramática y obligada caída, tan dura y dolorosa como solo puede ser la que se produce al darse de bruces contra el suelo después de haber tocado el cielo. La película está hecha con emoción, pasión y cariño, el mismo que sienten los protagonistas por su profesión. Tiene la misma belleza, magia y armonía que un grupo de preciosas voces perfectamente empastadas. El documental está lleno de energía, de agradables vibraciones, pero también te deja un regusto agridulce. Por un lado, la pasión y el talento lo invaden todo, llegándote muy adentro; por otro, la más que evidente tiranía de la industria de la música te frustra y te llena de tristeza y decepción.

Pero, sin duda, si amas la música por encima de artistas y géneros, este viaje de melodías e imágenes es para ti.

twenty_feet_from_stardom_02

Anuncios